Seguridad y privacidad de los jóvenes en la red | Injuve, Instituto de la Juventud.

Injuve

Inicio / Convivencia y Salud / Noticia / Seguridad y privacidad de los jóvenes en la red

Seguridad y privacidad de los jóvenes en la red

28/05/2018
  • Imprimir
  • Escuchar
Portada de la Guía sobre privacidad y seguridad en internet, de la AEPD

Tus últimas vacaciones en la playa, la foto de una cena romántica, la tarde de cine con amigos o incluso el fin de semana que llevas en casa porque tienes que estudiar. ¿Quién no ha compartido esta información alguna vez en redes sociales? 

Cada día los jóvenes españoles pasan más tiempo conectados a internet, lo que supone un mayor uso de las redes sociales y, por tanto, un incremento de los riesgos a los que se exponen a través de sus ordenadores y smartphones. 

Facebook, Twitter o Instagram son de las redes que más utilizan los jóvenes, tanto como para comunicarse como para informarse. Buscan recomendaciones, opiniones e incluso trabajo o cursos de formación. Pero, ¿realmente se usan estos medios de forma segura? ¿Existe la privacidad? Como usuarios de redes sociales debemos preocuparnos por aquello que publicamos, difundimos y leemos. Hay que tener en cuenta quién va a ver nuestro perfil, quién tiene acceso a él y sobre todo quién podría utilizar toda esa información de forma fraudulenta. A la hora de compartir datos con terceros es primordial asegurarse de que esa persona o entidad es real, para ello ya existen sistemas de verificación en las principales redes sociales. Si un perfil tiene un símbolo de verificación (suele representarse con un tic ✓) al lado del nombre significa que su cuenta ha sido estudiada por el equipo de seguridad de la red en cuestión y se ha comprobado que es quién dice ser. El número de seguidores y si entre ellos figuran personajes u organizaciones reseñables también es indicador de que el perfil es seguro, pero si aun así sigue quedando alguna duda, siempre se puede contactar con el servicio de ayuda del que disponga la red social. Recuerda que toda precaución es poca, lo que está en juego es tu privacidad. 

La  Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) es el organismo encargado de velar por nuestra ciberseguridad. En su web se recogen diversas guías para saber cómo actuar en internet para poder proteger nuestra privacidad y no caer en fraudes o ilegalidades. Entre sus principales consejos está el de saber protegerse bien de las ciberamenazas, porque en la prevención está la clave. Para ello nos sugieren utilizar contraseñas con un alto grado de dificultad, realizar copias de seguridad habitualmente, comprobar la fiabilidad de la web en la que estamos gracias a los sistemas de verificación, utilizar conexiones a internet seguras y, sobre todo, ser conscientes de nuestros deberes y derechos en internet. En la guía ‘Privacidad y seguridad en internet’ de la AEPD se explican las principales claves para tener una navegación y un uso de las redes sociales responsable, sostenible, privado y seguro.

¿Qué cambios trae la nueva Ley de Protección de Datos (LOPD)?

Esta nueva Ley, que ha entrado en vigor el 25 de mayo, quiere acabar con todos los problemas relacionados con la ciberseguridad. En ella encontramos una serie de cambios que afectan a la mayoría de empresas de nuestro país, por eso en estos últimos días se están recibiendo emails de diversas organizaciones para adaptarse a esta nueva situación.

  • Consentimiento e interés legítimo: se elimina el concepto de consentimiento tácito y se refuerza convirtiéndose en una acción más positiva y expresa. La nueva LOPD quiere asegurar que el consentimiento que damos para el tratamiento de los datos derive de una declaración o acción clara. El consentimiento explícito debe ser verificable, es decir, la entidad debe poder acreditar que el consentimiento se ha obtenido respetando las directrices legales. Además, el tratamiento de datos debe basarse siempre en un consentimiento previo, pero se podrá realizar en caso de que exista un interés legítimo. Los menores de edad podrán prestar consentimiento para el tratamiento de datos a los 13 años de edad, cuando anteriormente era a los 14 años.
  • Delegado de Protección de datos: se crea la figura del Delegado de Protección de Datos, o lo que se conoce como el Data Protector Officer (DPO). Se trata de una persona física o jurídica cuya asignación debe ser comunicada a la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Es obligatorio para las empresas contar con su figura o con la formación necesaria. En caso contrario, la norma menciona varias infracciones graves.
  • Principio de transparencia: los usuarios deberán ser informados del tratamiento de los datos, siempre que les afecte y deberán ser informados de forma clara y precisa para que sean conscientes, con un lenguaje natural y claramente entendible.
  • Limitación del tratamiento o portabilidad: se nombran nuevos derechos de limitación del tratamiento o portabilidad, que se unen a los que ya teníamos de acceso, rectificación, oposición o cancelación. 
  • Procedimientos: la nueva ley promueve la existencia de mecanismos de autorregulación en el sector público y privado. También introduce la obligación de bloqueo, para garantizar que los datos queden a disposición de las autoridades (AEPD), un tribunal o el Ministerio Fiscal frente a responsabilidades derivadas del tratamiento. El objetivo es evitar que se puedan borrar para encubrir un posible incumplimiento.
  • Listas Robinson: las listas de exclusión publicitaria, conocidas como Listas Robinson, son ficheros que han sido creados para tratar el acoso publicitario mediante SPAM, ya sea vía teléfono, emails, mensajes de texto, correo postal, etc. La nueva LOPD afirma que será lícito tratar datos de carácter personal. El objetivo es que los usuarios que han manifestado su oposición, dejen de recibir este tipo de comunicaciones comerciales. La nueva ley también regula otras situaciones, como por ejemplo los sistemas de videovigilancia.

Con esta nueva ley los usuarios nos aseguramos de que las empresas protegerán los datos de sus clientes y en ningún momento los compartirán o filtrarán sin nuestro consentimiento. Deberán utilizar un cifrado fuerte para su protección, dejando atrás cualquier tipo de cifrado obsoleto. El objetivo será el de garantizar de forma jurídica la protección privilegiada de los datos personales y particulares.

Ahora que ya conoces esta información, ¿vas a seguir exponiéndote en la red? Recuerda: ‘compartir es vivir’, pero con cabeza para que no te tengas que arrepentir.